IFLA

As of 22 April 2009 this website is 'frozen' in time — see the current IFLA websites

This old website and all of its content will stay on as archive – http://archive.ifla.org

IFLANET home - International Federation of Library Associations and InstitutionsAnnual ConferenceSearchContacts
*    
Jerusalem Conference logo

66th IFLA Council and General
Conference

Jerusalem, Israel, 13-18 August

 
 


Code Number: 071-112-S
Division Number: I
Professional Group: Library and Research Services for Parliaments
Joint Meeting with: -
Meeting Number: 112
Simultaneous Interpretation: No

El Rol de las Bibliotecas Parlamentarias de Europa del Este en Asegurar el Acceso del Público a Información de Gobierno: El Caso de Rusia

Irina A. Andreeva
Parliamentskaya Biblioteca, Moscow
Russian Federation

Francis T. Kirkwood

Library of Parliament, Ottawa
Ontario, Canada


Resúmen:

IFLA se ha comprometido en apoyar el desarrollo del acceso público a información de gobierno y acerca del gobierno, a través de las bibliotecas, como una forma de construir democracias y sociedades civiles, en los países del antiguo bloque soviético. Este documento se enfoca, no en el rol de una típica biblioteca parlamentaria del Este de Europa, sino más bien en sus responsabilidades en la construcción de la democracia. Una biblioteca parlamentaria, en un país que está redescubriendo el pluralismo democrático, como el caso de Rusia, tiene obligaciones especiales para asegurar un amplio acceso del público a información de gobierno, información acerca de las actividades del gobierno, y sobre todo, a la documentación parlamentaria.

Antecedentes Históricos

En poco más de una década - en once cortos años - el mundo se ha dado vuelta al revés.

El muro de Berlín cayó. Los países de Europa del Este, largamente dominados por una sola ideología, se sacudió de su control burocrático, expulsó regímenes dictatoriales, eligió gobiernos libres y miró hacia el Occidente como sus nuevos modelos económicos y sociales. En la propia Unión Soviética, el superestado monolítico se estremeció y comenzó a resquebrajarse. Sus repúblicas constituyentes reclamaron su independencia, a medida que glasnot y perestroika señalaron su desintegración y renacimiento nacional.

Detrás de este levantamiento político yacía una revolución más profunda. Un público desencantado no se atrevía a ir más allá del cinismo privado, a demandas públicas por una mejor forma de vida. La televisión comunicaba los nuevos ideales del materialismo democrático; los gobiernos se encontraron con los controles de la opinión pública, los parlamentos se convirtieron en órganos de debate público y encrucijadas de legislación. La información sustituyó a la dirección oficial, como el pivote de la sociedad. Los bibliotecarios, - que habían editado periódicos subterráneos, aún como dueños de casa durante la IFLA en Moscú, en la revolución de 1991- , se dieron cuenta de que ahora continuaban con una misión política: construir la democracia y recrear la sociedad civil, a través de la provisión de información que creara una ciudadanía informada, crítica y participativa.

Dos prerrequisitos: Colecciones de Documentos Oficiales y la Norma de Leyes Públicas

En este contexto histórico surgió la idea de restaurar la Biblioteca del Parlamento Ruso, creada en 1906, que había continuado sirviendo a la Duma del Imperio Ruso y las repúblicas resultantes hasta 1918. En 1991 los diputados del Soviet Supremo de la Federación Rusa, decidieron que necesitaban una biblioteca para ayudarles en su trabajo, y elaboraron una ley para tal efecto. Desde el principio, el nuevo personal de la biblioteca se topó con problemas cuando tenía que proveer respuestas precisas y rápidas a las solicitudes de los Miembros del Parlamento, de publicaciones y documentos oficiales y normas legales, ya fueran generadas por el ejecutivo federal o por las contrapartes regionales. Ninguna biblioteca Rusa, ni siquiera la Nacional, contaba con colecciones separadas de documentos oficiales y por lo tanto los bibliotecarios rusos no habían desarrollado métodos o tecnologías apropiadas para manejar la obtención y rápida recuperación de información de gobierno. El imperio de la ley en si mismo estaba en duda, al haber tantas dificultades para conocer la ley y las normas administrativas.

De hecho, desde los años veinte hasta 1990, Rusia estaba bajo la regla de dos cuerpos normativos. El primero y más importante en la práctica, estaba basado en decretos, estándares y programas del único partido político autorizado en la Unión Soviética, el Partido Comunista de la Unión Soviética (CPSU). El segundo regimen legal público estaba orientado por las constituciones y legislación de la Unión Soviética y de la Federación de Repúblicas Soviéticas Socialistas, que eran en realidad normas secundarias a aquellas establecidas por la regla del partido. La redacción de la legislación, incluso de artículos constitucionales, rara vez era completa y no se esperaba que fuera puesta en práctica sin referencia a los requerimientos de la responsabilidad y disciplina del partido, de acuerdo a lo instaurado en las decisiones del Comité Central CPSU.

Evidentemente, este estado de la situación llevó a las bibliotecas soviéticas a enfatizar el registro bibliográfico e indización de documentos y publicaciones del partido. La dualidad del estado era un reflejo paralelo en la dualidad de su sistema de bibliotecas; además de las bibliotecas públicas dependientes del Ministerio de Cultura, la Unión Soviética tenía una extensa red de bibliotecas del partido. Mientras las bibliotecas del partido consideraban que su tarea principal consistía en meticulosamente coleccionar, indizar, preservar y diseminar documentos del Partido Comunista, las bibliotecas públicas también hacían sus mejores esfuerzos para colaborar en la implementación de las decisiones de los últimos congresos del Partido, proveyendo acceso y documentación. Los recursos para la información legislativa para el público, no constituían el foco de atención de la comunidad de bibliotecas. De hecho, los únicos profesionales bibliotecarios que se interesaron en la documentación oficial y normas legales del estado Soviético fueron aquellos empleados por los departamentos de servicios legales de las diversas organizaciones e instituciones del Estado. Dichas bibliotecas especializadas solamente coleccionaban e indizaban las publicaciones oficiales relevantes a su esfera particular de actividades, y el fruto de su trabajo estaba orientado solamente a los ojos de sus abogados.

Duante el quiebre de la Unión Soviética, la Constitución Federal Rusa de 1978, modificada en 1990, se convirtió en la única ley suprema para todos los ciuradanos Rusos, independientemente de sus convicciones partidistas. La nueva Constitución de 1993 allanó el camino para introducir reformas legales a gran escala, comprendiendo cada área de la vida pública del país. Los principios de un estado bajo el imperio de la ley, según declarado en la nueva Constitución Federal Rusa, consagra el rol dominante de la ley pública como la fuente de normas y valores públicos. Hoy día, la Constitución Rusa garantiza a cada ciudadano "el libre derecho de buscar, recibir, difundir, producir y diseminar información, a través de cualquier método legal" - y lo sustentae. La provisión de acceso uniforme y público a la información de gobierno es una preocupación del Estado.

La comunidad de bibliotecas rusas estaba ansiosa por abordar la tarea de proveer acceso público gratuito a la información legal, y prontamente se puso a trabajar en ello. De hecho, al darse cuenta del potencial que presentaban las nuevas tecnologías de información, el Ministerio Ruso de Cultura, con el apoyo de otras autoridades públicas, fundaciones públicas y organizaciones no gubernamentales, en 1998 inició un plan de instalar centros públicos de información legal, en asociación con la red de más de 50.000 bibliotecas abiertas al público: federales y regionales; urbanas y rurales. Pero este esfuerzo no está siendo dirigido solamente desde arriba. Tal como los presidentes de las cámaras señalaron en Moscú, y como los participantes pudieron observar de primera mano en Ryazan durante el seminario internacional de 4 días que se llevó a cabo en Rusia, con la Sección Publicaciones de Gobierno y Publicaciones Oficiales,de IFLA, en mayo de 1999, el rol de las bibliotecas para asegurar el acceso público a publicaciones oficiales e información de gobierno, es una importante preocupación de la bibliotecología rusa. Los progresos recientes han sido sorprendentes. En 1999 y el primer trimestre del 2.000, el Ministerio de Cultura abrió 14 centros de información legal, la mayor parte de ellos relacionados con bibliotecas a nivel regional, y tiene planes para otros a través de las 89 regiones federales de Rusia. Aún más significativas son las estadísticas e informes que indican que 60 bibliotecas rusas el año pasado, y tal vez más de 250 a la fecha, han tomado la iniciativa de instalar sus propias areas de lectura para el acceso del público a la información legal, sin esperar a que el gobierno central provea fondos u otorgue permiso.

Implementando el acceso público a través de la Biblioteca del Parlamento Ruso.

Dónde calza la Biblioteca del Parlamento Ruso en la provisión de acceso público a la información de gobierno? Cuál es su rol?

En 1994, un año después que la Constitución Rusa fue aprobada, el nuevo Parlamento (Duma Estatal y Consejo de la Federación) promulgó una ley federal sobre la provisión obligatoria, o depósito legal, de documentos oficiales, que implicó una base legal sólida para que las bibliotecas implmentaran el principio constitucional del acceso público a la información de gobierno. Por primera vez en la historia de la bibliotecología Rusa, las bibliotecas y depositarios eran legalmente estimulados a desarrollar colecciones de documentos oficiales para el beneficio del público, como una parte integral de los recursos de bibliotecas de la nación. La legislación federal define la naturaleza de los documentos oficiales, obliga a su provisión oportuna al sistema nacional de bibliotecas por parte de los organismos de gobierno, y responsabiliza a la Biblioteca Parlamentaria de su control bibliográfico y estadístico, como el depósito nacional de publicaciones oficiales.

El depósito en la Biblioteca Parlamentaria cubre más que leyes y publicaciones parlamentarias. El depósito se extiende a incluir documentos producidos por otras instituciones de gobierno federal y por las regiones, permitiendo que la Biblioteca del Parlamento desarrolle rápidamente una colección adecuada de depósito y mantenerla al día con el ingreso constante de adquisiones adicionales. Al personal de la Biblioteca le tomó cerca de dos años desarrollar un sistema de recepción eficiente para monitorear el envío regular de las copias obligatorias de documentos oficiales desde las instituciones de gobierno federal, tales como ministerios y comités de gobierno, así como sus contrapartes nacionales. La eficiencia del sistema de registro, para el seguimiento de documentos oficiales publicados y para asegurar que son recibidos, puede ser demostrado por simples estadísticas: en 1994 (el año en que entró en efecto la ley), la Biblioteca Parlamentaria recibió 262 títulos oficiales de publicaciones periódicas, y para el año 2.000, la cifra había aumentado a 309 publicaciones periódicas oficiales.

En las colecciones depositarias de la Biblioteca del Parlamento, se puede encontrar, literalmente, todas las publicaciones oficiales federales Rusas, y con una pequeña excepción, lo mismo puede decirse acerca del material emitido en 89 entidades constituyentes de la Federación Rusa (regiones, oblasts, repúblicas autónomas).La colección de documentos parlamentarios federales es exhaustiva, incluyendo no sólo copias de leyes promulgadas y registros de las sesiones plenarias de parlamentos, sino también borradores de y proyectos de ley, preguntas de los miembros e informes de transcripciones de sesiones parlamentarias plenarias, y transcripciones de sesiones paralmentarias especiales. Además, se colecciona documentos de investigaciones y material de información preparado por los servicios de apoyo del Parlamento.

El personal de la Biblioteca Parlamentaria considera su actividad principal, la creación de la colección de documentos oficiales de la era post-soviética, como una contribución a compartir recursos entre bibliotecas rusas. Todos los documentos oficiales que ingresan en esta colección especial son procesados y clasificiados de acuerdo a los estándares de la ciencia bibliotecaria, de tal manera que millones de lectores potenciales tienen información acerca de su disponibilidad.

La colección de documentos oficiales y su catalogación electrónica permiten a la Biblioteca Parlamentaria ofrecer servicios de referencia e información a un amplio espectro de clientes de la Duma y del Consejo de Federación, MP, sus asistentes, personal de los comités parlamentarios, y también usuarios externos - clientes de departamentos gubernamentales, las cortes, organismos ejecutivos regionales, centros de información legal, y también investigadores individuales, representantes de la prensa acreditados y de otros medios, y por supuesto, otros bibliotecarios. Se atiende docenas de solicitudes de usuarios externos diariamente, y se provee una completa gama de opciones de acceso, independientemente de la edad, género, nacionalidad, residencia, estatus social o legal, oportunidades financieras o creencias religiosas. EL servicio tampco está restringido a Moscú. Las publicaciones oficiales son puestas a disposición de otras bibliotecas a través de un sistema de préstamo interbibliotecarios, y se envía copias de documentos a todo el país en respuesta a solicitudes. Se ha establecido una estrecha cooperación con los nuevos centros de información legal pública. Y, la Biblioteca del Parlamento de Rusia está a poco de ofrecer acceso a sus recursos electrónicos, al usuario final, a través de Internet.

La tarea fundamental de registro e indización bibliográfica de las publicaciones oficiales es también facilitada por la legislación federal de depósito. A partir de 1996, la biblioteca ha tenido bases de datos a su disposición, que permiten la publicación de dos índices bibliográficos mensuales, a su vez publicaciones estatales: Official Documents of the Russian Federation's Governmental Institutions (Documentos Oficiales de las Institucions de Gobierno de la Federación Rusa) y el Bibliographic Index of Official Periodicals( Indice bibliográfico de publicaciones periódicas oficiales), editado dos veces al año. Estos índices están orientados al público en general, pero son considerados como publicaciones científicas y podrían ser utilizadas en investigaciones científicas, como ayudas para la consulta e investigación bibliográfica. Estas obras de referencia están de acuerdo a los estándares en curso para bibliografías nacionales. Los títulos están registrados en el Ministerio de Prensa, TV y Comunicaciones Masivas de la Federación Rusa, como publicaciones periódicas oficiales del Parlamento y su costo relativamente bajo hacen que la suscripción esté al alcance de las bibliotecas públicas y de la mayoría de los ciudadanos. Además, más de 250 bibliotecas públicas, incluyendo las bibliotecas regionales, de distritos y de repúblicas de la Federación Rusa, reciben estas publicaciones sin costo, como regalo del Parlamento.

De acuerdo con la retroalimentación de los usuarios, estos índices bibliográficos de las publicaciones oficiales Rusas, son usados ampliamente para servicios de referencia en bibliotecas públicas y especializadas, y por servicios de información legal tanto en Rusia como en el exterior. Los índices yan han sido de asistencia a millones de rusos, no sólo en la búsqueda de publicaciones oficiales, sino también en la obtención de información de quién inició un proyecto de ley, la fecha que entró en vigencia, y al area en que se aplica. Con los índices en la mano, toma un muy breve tiempo establecer cuales de las revistas oficiales o periódicos publicaron por vez primera el documento y en caso de necesidad, pedirlo prestado en la biblioteca más cercana.

El creciente número de suscripciones a estos índices demuestra ue la Biblioteca Parlamentaria estaba en lo correcto al elegir esta estrategia para diseminar información bibliográfica de documentos oficiales. Comparando el año 1997, en que los índices eran enviados a solamente 270 suscriptores (organizaciones, isntituciones, bibliotecas e individuos), las suscripciones han llegado a 3080 durante los primeros seis meses del año 2.000.

La actividad de publicación, de la Biblioteca del Parlamento, en el campo de publicaciones oficiales no está restringida a las bibliografías en curso. Estas complementan un conjunto de material impreso de referencia retrospectiva, tales como: Index of State Duma Publications, (Indice de Publicaciones de la Duma del Estado), Index of Russian Laws(Indice de leyes rusas) y el , Index of Publications of Charters and Constitutions of the Entities of the Russian Federation( Indice de publicaciones de capítulos y constituciones de entidades de la Federaicón Rusa). En breve aparecerá las bibliografías personales de líderes de diferentes agrupaciones políticas del Parlamento. Se ha realizado esfuerzos para mantener el interés del público en las actividades del Parlamento Ruso, y para que su trabajo sea transparente al público, a la vez que reforzar la confianza del público en las instituciones parlamentarias en una época erosionada respecto a valores públics y actitudes negativas hacia las autoridades públicas.

Notorias entre las publicaciones de la Biblioteca del Parlamento, están los Indexes to the Records of Chamber Sittings of the Federal Assembly (Indices a las Sesiones de Cámara de la Asamblea Federal). (ahora disponibles solamente en formato electrónico) y el material de información y de investigación preparado al hacerlos. Desde 1996, un servicio seleccionado de la Biblioteca del Parlamento ha sido la indización temática y onomástica de las participaciones orales de los MP en los debates, lo que permite que el personal de la biblioteca compile relaciones del progreso de legislación de presupuesto y constitucional significativas, a través de la cámara, y en caso de necesidad especificar las fechs de las diferentes etapas en el lento progreso de una pieza determinada de legislación (generalmente a solicitud de un MP). Todas las publicaciones de la biblioteca están disponibles en formato electrónico en la Intranet parlamentaria, y pronto estarán en la Internet, cuando el sitio Web de la Duma esté operacional.

Con el objeto de incrementar la cooperación internacional e intercambio entre bibliotecas, se tradujo al Ruso el tesauro del Parlamento Europeo, EUROVOC, y se adaptó para su uso en la Biblioteca Parlamentaria, para el procesameinto de documentos oficiales rusos. Esto permitirá hacer accesible los documentos oficiales rusos a un conjunto significativamente mayor de usuarios potenciales.

Vale la pena también mencionar que la Biblioteca Parlamentaria de la Federación Rusa ha estado desarrollando y catalogando una colección de documentos oficiales en ruso, de las antiguas repúblicas Soviéticas, incluyendo los estados Bálticos, a la vez que colecciona la legislación en curso de dichos países a través del intercambio bilateral de documentos. Estas colecciones son de gran ayuda en la formación de un sólido cuerpo legal a través de la comparación de los enfoques de cada uno en determinadas materias.

No obstante, la Biblioteca Parlamentaria no es la única fuente de apoyo de información a la actividad legislativa del Parlamento ruso. Sin embargo, la Biblioteca actúa asumiendo que los documentos oficiales y especialmente aquellos que registran la legislación, son patrimonio nacional ruso y acomete seriamente la tarea de proveer información oportuna al público acerca de la nueva legislación y publicaciones de gobierno recibidas. El Parlamento valora este trabajo de información al público que realiza la Biblioteca.

Integración de los Recursos de la Biblioteca en vías a un mejor servicio al público.

La experiencia reciente prueba que el acceso público a las colecciones de información legal y de gobierno es importante no sólo para abogados y otras profesiones con intereses legales, sino que a los ciudadanos corrientes que no tienen formación legal. Por esto es que tantos usuarios de bibliotecas rusas desean recibir regularmente información acerca de las decisiones del ejecutivo, y tener acceso sin restricciones a los documentos oficiales regionales y federales. Están igualmente deseosos para recuperar legislación en curso, proyectos, informes y debates parlamentarios desde bases de datos eletrónicas. Estas mejoras a la actividad legislativa, en la Federación Rusa, a su vez generan un deseo creciente por parte de los MP y sus asistentes, para recibir información legislativa y documentos de investigación en temas especializados de la legislación.

Cinco bibliotecas rusas líderes están proponiendo crear un espacio de información compartido a través de hacer acopio conjunto de sus respectivos catálogos, bases de datos, documentación electrónica y experiencia en tecnologías de bibliotecas e información, estableciendo capacidades organizacionales, técnicas y de comunicaciones para una mayor diseminación y uso compartido de recursos electrónicos presentes y futuros, para resolver estos problemas en forma ventajosa para todos. El proyecto visualiza la incorporación de recursos de información del consorcio participante en una sola red de bibliotecas e intercambios profesionales, y programas de entrenamiento entre los participantes. Esto haría posible el procesamiento compartido de recursos de información y el acceso común a los recursos de todas las bibliotecas participantes y no sólo por parte de sus propios usuarios, sino que usuarios de extremos del país. Inevitablemente se generaría nuevos servicios de información, incluyendo la provisión electrónica de documentos de gobierno desde las colecciones de las bibliotecas participantes, y el acceso directo a los textos electrónicos completos de los documentos Dentro de este consorcio propuesto, la Biblioteca del Parlamento Ruso tendrá responsabilidad primaria en el manejo de publicaciones oficiales e información de gobierno. La participación de la Biblioteca Parlamentera expandirá las capacidades de Rusia para diseminar la información de gobierno y documentos oficiales a la gente, y marcará un importante paso hacia la construcción de una sociedad civil basada en el imperio de la ley.

La experiencia de la Biblioteca del Parlamento Ruso, reinstalada durante el reestablecimiento de la democracia en Rusia, ilustra la gran importancia que juega una biblioteca parlamentaria nacional, más allá de sus propias paredes. Debe asumir un rol de liderazgo en resolver temas de terminología y estándares de clasificación para material parlamentario y legar en las bibliotecas de su país; debe demostrar excelencia a la comunidad de bibliotecas, en la provisión de servicios de información de alto nivel; debe estar comprometida no sólo en servir a su parlamento sino que en asegurar la educación cívica y el desarrollo democrático del público general informado.

Construyendo un nuevo milenio de democracia y paz

Qué lecciones puede Ifla, y las bibliotecas parlamentarias, sacar de la experiencia de la Biblioteca del Parlamento Ruso, en la provisión de información de gobierno, al público?
  • El acceso depende de la organización: clasificación, colecciones unificadas, catalogación, indización.
  • El acceso legislativo y del público efectivo y amplio requiere la automatización y redes electrónicas de datos legales.
  • La información legal pública debe ser compartida entre naciones con patrimonios legales similares.
  • Los bibliotecarios deben compartir su experiencia y capacitación en la construcción de servicios de información legal y de gobierno efectivos.
No es por accidente que estos cuatro puntos corresponden a las resoluciones de la IFLA, para aprobación el año pasado en el Seminario de Europa del Este sobre el Rol de las bibliotecas en asegurar el acceso del público a publicaciones ogiciales e información de gobierno, realizada en Moscú por la hermana sección de Ifla y frecuente colaboradora, GIOPS (Sección de Información de Gobierno y Publicaciones Oficiales). Al apoyar estas resoluciones de Moscú, en diciembre 1999, el Directorio Profesional llamó a los programas núcleo de Ifla y las secciones más relacionadas, en particular la Sección de Servicios de Investigación y Bibliotecas de Parlamentos, para cooperar en cuatro iniciativas profesionales para ayudar al desarrollo democrático a través de Bibliotecas de Europa del Este y la ex Unión Soviética: catalogación en publicación de información de gobierno; bases de datos legales internacionales compartidas; acuerdos para intercambio de publicaciones oficiales en formato electrónico, y especialmente intercambio regional e internacional de capacitaciones de bibliotecarios de documentos públicos para desarrollar destrezas en el trabajo de asegurar acceso público a la información.

La sociedad civil del nuevo mileno debe ser una politi electrónica, en que ciudadanos y gobiernos, comunidades de intereses y naciones comparten plenamente la información pública para desarrollar entendimientos, democracia y paz. NI el socialismo y el capitalismo - y ningún otro ismo - sino que solamente la ciudadanía informada, pueden mantener un gobierno en su lugar y permitir el libre desarrollo de su potencial y sus sueños de humanidad. Europa del Este es un laboratorio y las bibliotecas parlamentarias algunos de sus principales investigadores en la búsqueda de nuevas formas de llevar la información de gobierno a la gente. El mundo se ha invertido de cabeza, pero la verdadera revolución recién ha comenzado.

*    

Latest Revision: May 23, 2000 Copyright © 1995-2000
International Federation of Library Associations and Institutions
www.ifla.org